Follow by Email

Acerca de mí

Mi foto
Somos un matrimonio al servicio de nuestro Señor Jesucristo. En estos momentos estamos trabajando en la obra de Dios en esta frontera Mexicana de Nuevo Laredo, Tamps. Les invitamos a que lean los estudios biblicos que aqui publicamos. Bendiciones!!!

miércoles, 10 de mayo de 2017

La Insensatez en el Hombre


¨LA INSENSATEZ EN EL HOMBRE¨


“Y aquel varón se llamaba Nabal, y su mujer, Abigail. Era aquella mujer de buen entendimiento y de hermosa apariencia, pero el hombre era duro y de malas obras; y era del linaje de Caleb.” (1 Samuel 25:3)

El misterio más grande con el cual el hombre se puede enfrentar es la mujer. Hermosa y bella, más, sin embargo, es un enigma. Matrimonios de 20 o 30 años de casados, y en algunos casos el hombre aún no conoce por completo a la mujer con la cual comparte su lecho. En verdad, es un verdadero misterio. Son perlas exquisitas que nuestro Dios colocó al lado del hombre para complementarlo. Una mujer puede hacer que un hombre se sienta completamente realizado, o en su defecto, puede hacer que se siente completamente fracasado. De tiempo en tiempos, Dios utiliza a la mujer para despojar al hombre de su sabiduría, orgullo y vanidad. Lamentablemente para el sexo masculino la mujer sigue siendo un gran y hermoso misterio.
Justamente cuando pensamos que ya la conocemos bien descubrimos otra destreza nueva en ella. A continuación, vamos a explorar un relato sobre un matrimonio que se encuentra en el Viejo Testamento, y del cual, dicha historia se sigue repitiendo en la actualidad (Lea 1ª Samuel 25:1-42)

CUANDO EL HOMBRE OPACA LA SABIDURIA DE LA MUJER

“Con sabiduría se edificará la casa, y con prudencia se afirmará.” “La mujer sabia edifica su casa…” (Proverbios 24:3; 14:1a)

Con frecuencia el hombre opaca y menosprecia la sabiduría de la mujer. Son cuantiosas las veces que el sexo masculino no toma en cuenta el consejo de la mujer. Hasta llegamos a crear que la mujer le fue dada al hombre únicamente para engendrar hijos, lavar la ropa y preparar la comida. Eso está lejos de lo que Dios tenía en mente cuando diseño a la mujer. Dios le hiso una compañera al hombre para que ambos señorearan y sojuzgaran la tierra, en unidad, juntos. (Génesis 1:27-28)
La mujer posee sabiduría e inteligencia por sí misma, igual que cualidades y habilidades que el sexo masculino no tenemos. Por ejemplo: Nosotros los hombres somos incapaces de concebir hijos, sin embargo, la mujer sí. La mujer carga con el bebe en su vientre por nueve meses y posteriormente soportan los cruciales dolores del parto. ¡Algo que para nosotros los hombres ni queremos imaginarlo!  😁😁
Las mujeres usan el lado derecho de sus mentes para pensar, nosotros los hombres utilizamos el lado izquierdo. Ellas tienen una capacidad asombrosa para memorizar actividades a detalle, una cosa no muy común para nosotros los hombres.
Por ejemplo: Cuando una mujer habla por teléfono con su madre, ella puede recitar a detalle, palabra por palabra lo que su madre y ella conversaron. Al contrario, el hombre recordara solamente unas cuantas palabras de la conversación sostenida. Ellas pueden recordar momentos especiales o significativos en la vida de ambos. Especialmente, algún acontecimiento que ocurrió durante el viaje de luna de miel. Nosotros los hombres somos más olvidadizos, y en ocasiones, hasta la fecha de aniversario de bodas se nos puede llegar al olvidar!! 
Creo que Nabal era el tipo de hombre que no tomaba en cuenta a su mujer. La historia nos dice mucho acerca de quién era Nabal. Su nombre nos da información en cuanto al carácter de Nabal. Nabal en hebreo significa tonto, necio, insensato.

La locura más grande de Nabal fue no conocer a la mujer que tenía como pareja a su lado. Hablemos un poco de Nabal. Él era del linaje de Caleb (versículo 3). La Biblia dice que Moisés había enviado 12 espías a reconocer la tierra de Canaán. De los 12 hombres que él había enviado, solamente dos de ellos tuvieron valor y ánimo para ir y poseer la tierra prometida que fluía leche y miel. Los otros 10 hombres, al regresar de explorar la tierra de Canaán, dieron malos informes y diversas excusas del porque era imposible poseer la tierra. Los 12 hombres eran príncipes escogidos del pueblo de Israel. Caleb fue uno de los dos que mostraron un espíritu positivo y valeroso en aquella ocasión. Le recomiendo leer toda la historia completa cuando tenga oportunidad, será de mucha bendición para usted (Números 13:1-33 el versículo 30 muy importante)

Después, más delante le toca repartir las tierras a Josué; Caleb se presentó ante él para reclamar su heredad, la cual Dios le había prometido (Josué 14:6-15). Josué le dio a Hebrón como heredad a Caleb, la cual antes se llamaba Quiriat-arba ya que pertenecía a los gigantes. Pero era tan grande la fe y el valor de Caleb que él expulsó a los gigantes fuera de su tierra, su heredad (Josué 15:13-19).
Nabal venia del linaje de Caleb, una buena razón para que él fuera un hombre orgulloso y soberbio. Venir de buenas familias o ser de ciertas naciones renombradas o poseer ciertos conocimientos académicos causan que los hombres se llenen de orgullo y de soberbia. El venir de familias renombradas causa cierto grado de arrogancia en el hombre y también, lo utiliza como excusa para ser orgulloso. “Yo soy así porque mi padre fue así” o “Yo soy así porque todos mis tíos y mis hermanos son así” “Yo mando en la casa porque soy Mexicano.” Creo con todo mi corazón que esta era la excusa de Nabal. Este hombre no se detenía ante nada ni nadie, mucho menos consideraba el consejo de la mujer que tenía a su lado. Nabal era muy “hombre” como para considerar el consejo de Abigail. Después de todo, ¿Qué sabe una mujer de cosas de hombres? ¡Usted mi amigo varón se puede quedar asombrado de la inteligencia de su esposa!
Es tanto el orgullo en nosotros que no aceptamos, o más bien, no solicitamos el consejo de ellas. Nunca nos tocó ver a nuestros padres pedirles consejo a nuestras madres y ahora que somos adultos nosotros tampoco queremos hacerlo. Nos dicen el “Sabelotodo” por la arrogancia que existe en nuestro ego. ¡El hecho de pensar en pedirle un consejo a una mujer nos aterra!

Una Joya Al Lado Del Hombre

“Mujer hacendosa, ¿Quién la hallara? Su valor supera en mucho al de las joyas. En ella confía el corazón de su marido, y no carecerá de ganancias. Ella le da bien y no mal todos los días de su vida.” (Proverbios 31:10-12 LBLA)

Nabal falló en reconocer la joya que dormía a su lado. El siempre pensó que Abigail solamente servía para “calentar la cama”. En la mente de Nabal, Abigail solo era un objeto de su propiedad. Cada vez que Abigail se le ocurría hacer algo por sí misma, Nabal se llenaba de consternación. Podríamos decir que Nabal estaba lleno de inseguridad.
La inseguridad es la causa número uno del porque domina con firmeza un hombre a una mujer. Tal inseguridad produce que el hombre esclavice y predomine sobre su mujer. Hombres con cierto grado de inseguridad extrema han llegado hasta el punto de matar a su pareja por desconfianza.

En cierta ocasión, el Maestro de Galilea dijo que “el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en el campo, que al encontrarlo un hombre lo vuelve a esconder, y de alegría por ello, va, vende todo lo que tiene y compra aquel campo”. (Mateo 13:44) Cuando un hombre es apartado de su familia por un largo periodo de tiempo, el hombre empieza a valorar lo que posee. En ocasiones que nos toca realizar viajes de negocios y estar fuera del hogar por días o semanas, nosotros como hombres nos damos cuenta del valor tan grande que poseen nuestras esposas. Es en esos momentos cuando verdaderamente entendemos lo valioso de nuestras parejas, y al igual que el hombre en la parábola, también estoy dispuesto a “vender” todo lo que tengo para comprar aquel “campo”. Las cosas que para mí antes tenían cierto grado de valor ahora pasan a segundo término porque en primer lugar en mi vida está mi esposa, por quien he decido venderlo todo para estar con ella.
En la actualidad existen muchos Nabales que menosprecian el valor de su esposa y su familia. Son hombres “ricos” en sus propias mentes que no saben valorar a las personas que los rodean.

Decisiones Equivocadas Cuestan

“Porque con dirección sabia harás la guerra, y en la abundancia de consejeros esta la victoria.” (Proverbios 24:6 LBLA)

Son incontables las veces que el sexo masculino suele tomar decisiones precipitadas sin antes pedir el consejo de alguien más. Estas decisiones aceleradas pueden llegar a costarnos mucho, y en ocasiones, ¡Todo!
Es de sabios pedir el consejo de alguien más, y quien mejor que la compañera que Dios nos ha dado. Con todo esto, el Rey Salomón dice en el libro de Eclesiastés 4:9 “Mas valen dos que uno solo, pues tienen mejor remuneración por su trabajo”. Nabal falló en reconocer este consejo, y la decisión que él tomó fue fatal. Sin prudencia alguna, él le envió una respuesta burlesca a David. En nuestro mundo cristiano presente, las cosas no han cambiado mucho. Cuan a menudo nos encontramos burlándonos de los varones y siervos de Dios que nos instruyen, si bien la escritura dice: “No toquéis a mis ungidos” (1Cronicas 16:22) Grave advertencia que nuestro Señor Jesús nos hace a través de su santa palabra.

“Al que pida, dale; y al que desee pedirte prestado no le vuelvas la espalda”.
 (Mateo 5:42 LBLA)

David había enviado una embajada a casa de Nabal buscando recibir alimentos para él y sus hombres por la amabilidad que ellos mostraron para con los pastores de Nabal. Era el tiempo en que se trasquilaban las ovejas, por lo cual, todo mundo en casa de Nabal se encontraba de fiesta. Los Israelitas celebraban fiestas en el tiempo de la trasquila de las ovejas, e incluso, se enviaban comidas unos a otros para celebrar la bendición del trabajo de sus manos. Era un tiempo cuando la mano de Dios era visible por las bendiciones de los productos adquiridos. No era un tiempo de escasez donde no tenía Nabal para compartir o donar de su pan, sino, todo lo contrario, era tiempos de abundancia.
David tenía la confianza que Nabal le correspondiera por la protección y el cuidado que él y sus hombres habían realizado en el desierto con los rebaños de ovejas de Nabal. David como pastor de experiencia, mantuvo al oso y al león lejos de las ovejas de Nabal. Gracias a la protección de David, Nabal estaba gozando de un rebaño saludable y próspero. Sin embargo, tal como nos podemos imaginar, Nabal le pagó a David mal por bien. Haciendo honor Nabal a su nombre (Nabal significa insensato), actuó de una manera insensata y necia. Nabal no tomó a consideración el gran favor que había recibido de parte de David. Su egoísmo y orgullo no le permitían ver el servicio y asistencia proporcionado por David hacia sus pastores y rebaños.
Esto me trae a la memoria un hermano que conocí hace ya algunos años. Recuerdo la primera ocasión en que lo conocí, lo que vi delante de mí era un creyente desanimado sin ganas de seguir adelante por motivo de varias experiencias desagradables que le tocó vivir. Este hermano, había sufrido varios incidentes y tragos amargos con otros creyentes que le habían desanimado hasta el punto de no seguir adelante. Triste y derrotado, fue la primera impresión que tuve de él. Pero Dios me dio palabras de consolación que le animaron y colocaron en él un nuevo fervor en su ser. Al poco tiempo, lo motivé para que se involucrara compartiendo estudios bíblicos al grupo celular de varones. El Señor tuvo misericordia de él y lo empezó a utilizar en la predicación de la palabra. Al poco tiempo, a travesando yo por un momento de depresión, le pedí ayuda a este hermano, ya que sentía en mi corazón que podía contar con su incondicional apoyo. ¡Que equivocado estaba!
Este hermano aprovecho este tiempo en que me encontraba en depresión para señalarme y acusarme de cobardía en el ministerio. Recuerdo que durante ese tiempo lo único que se me venía a la mente era todo lo que había hecho por este hombre cuando él se sentía desilusionado y sin nada de ganas de seguir adelante. Fue una de las experiencias más desagradables que he sufrido en el ministerio, pero a la vez, me ayudó a crecer más en la fe y a formar un carácter de acero en mi hombre interior.
¡Estoy seguro que David estaba deseando lo peor para Nabal, ya que yo me sentí igual! Llegué a sentir mucho odio por ese hermano, sin embargo, Dios tuvo misericordia de mí y sanó aquella herida y pude perdonarlo genuinamente. Fue en ese preciso momento que David tomo la decisión de destruir a Nabal y toda su casa.

“Pero uno de los criados dio aviso a Abigail mujer de Nabal, diciendo: He aquí David envió mensajeros del desierto que saludasen a nuestro amo, y él los ha zaherido (**burlado, despreciado**) 1 Samuel 25:14

Sabiendo bien los criados de Nabal lo que David había hecho por ellos, se sintieron obligados a tomar cartas en el asunto. Otra cosa que el Espíritu Santo me enseña en este relato es el hecho innegable que los criados tenían temor a David y sus hombres. Viviendo con David y sus hombres en el desierto, estos pastores sabían bien de lo que ellos eran capaces. Estando con ellos tuvieron la ocasión de ver a David y a sus hombres en acción. Han de ver sido varias las ocasiones en que David y sus hombres pelearon con fieras del desierto hasta matarlos. Creo en mi corazón que estando con ellos los pastores de Nabal hubo ocasiones en las cuales los hombres de David se pusieron a contarles las historias de las incursiones que David y ellos habían llevado acabo y como David había matado al gigante Goliat con una honda y una piedra. Ponga su imaginación a trabajar por un momento, y vea a estos hombres valientes alrededor de una fogata compartiendo con los pastores de Nabal todo lo que habían hecho con Keila (1 Samuel 23:5), como habían despojado a los filisteos de sus ganados y habían matado a muchos de ellos.

Esto era más que suficiente para sembrar respeto y admiración en los corazones de los pastores. Así que, el solo hecho de pensar en la manera que David y sus hombres iban a tomar la respuesta de Nabal les había dado miedo, ¡los llenaba de espanto! Y fue lo que los impulsó a tomar en cuenta a la mujer de la casa, Abigail, quien todo el tiempo se mantenía en las sombras por culpa de Nabal.
Siendo Abigail una mujer inteligente, instantáneamente puso un plan en marcha. No vaciló ante la amenaza eminente que le confrontaba a ella y a toda su casa por culpa del mal razonamiento de su marido.
¿Cuántos casos similares abundan en estos días? Y peor aún, ¡dentro del pueblo cristiano! Son tantas las mujeres en la actualidad que por causa de tener un hombre irresponsable como esposo son confrontadas con la necesidad de asumir el papel principal en el hogar.
También dice en 1 de Samuel 25:19… “y nada declaró a su marido Nabal.” Las malas decisiones que nosotros los hombres cometemos empujan a nuestras esposas hasta el punto de encubrirnos sus hechos. Mujeres frustradas con maridos irresponsables se ven en la necesidad de llegar hacer lo que nunca se imaginaron. Y todo porque la cabeza del hogar no estaba cumpliendo con su responsabilidad de esposo y padre de familia. Si el hombre y sacerdote del hogar no hace nada en contra de los enemigos que amenazan a su familia (la drogadicción, la pobreza, la desnudes, el alcoholismo, la rebeldía de los hijos, inmoralidad, etc., etc.), la mujer se sentirá forzada a desempeñar este papel. Y por este mismo motivo ha incrementado el índice de divorcio en todo el mundo, monstruo que ya también asoma su feo rostro dentro de la población cristiana.
Miles de mujeres inseguras ahora se ven confrontadas con criar hijos inseguros en las familias y todo por culpa de los Nabales que abundan hoy en el mundo. Lo triste es que aun dentro del pueblo que se denomina como “cristiano” también se presenta muy a menudo estos casos. Hombre de Dios, ¡es tiempo de que asumas tu papel como cabeza y columna de tu hogar!
El Señor Jesús dijo que por haberse multiplicado la maldad el amor de muchos se enfriará (Mateo 24:12) Lo que Nabal no puede ver, ya que tiene una venda en los ojos, es el peligro que se aproxima. Él es muy “sabio” para esto.
- La muerte lo asecha
- El divorcio lo asecha
- Los hijos están por abandonarlo
- Sus amigos lo aborrecen
- Su respeto ya lo perdió

“y nada declaró a su marido Nabal.” No existe algo más triste dentro del vínculo matrimonial que perder la confianza el uno del otro. Abigail decidió no comentarle nada a su marido. Podemos ver la confianza en este matrimonio interrumpida por causa de las malas decisiones de Nabal. No permita usted, mi querido hermano, que su mujer pierda la confianza que ella tiene en usted como su cónyuge. Es importante tomar en cuenta lo que nuestras esposas tienen que decir. ¡Enriquézcase de la sabiduría de la mujer que duerme a su lado! Recuerde siempre que ella es su ayuda idónea (Génesis 2:18)

¨Y cuando Abigail vio a David, se bajó prontamente del asno, y postrándose sobre su rostro delante de David, se inclinó a tierra; y se echó a sus pies, y dijo: Señor mío, sobre mi sea el pecado; más te ruego que permitas que tu sierva hable a tus oídos, y escucha las palabras de tu sierva. No haga caso ahora mi señor de ese hombre perverso, de Nabal; porque conforme a su nombre, así es. El se llama Nabal, y la insensatez esta con él; mas yo tu sierva no vi a los jóvenes que tu enviaste.¨ (1 Samuel 25:23-25)

Siendo Nabal incapaz de proteger a su propia familia, ahora vemos a Abigail humillándose delante de David implorando misericordia. ¿Hasta qué punto hemos de humillar a nuestras mujeres? ¿Cuántas mujeres están solas hoy en día porque el marido se encuentra en la prisión, cumpliendo con una sentencia que resultó como consecuencia de una mala decisión. Por consiguiente, la esposa tiene que cumplir con el papel de madre y padre a la misma ves para sacar a los hijos adelante. ¿Cómo lo logrará ella? Creo que a través de muchas humillaciones.

Quizás tenga que trabajar. Quizá tenga que lavar y planchar ropa ajena. Quizá tenga que pedir prestado. Quizá tenga que pedir ayuda en alguna agencia del gobierno. Y si su frustración es grande, quizá llegue hasta el punto de vender su propio cuerpo con tal de proveer para sus hijos. Es mucha la humillación, ¿verdad? Todo esto es duro de leer pero quizá logre despertar un sentir en nosotros los hombres para que con mayor diligencia asumamos nuestro rol como marido, padre y consejero competente del hogar.

Son innumerables las humillaciones por las que una mujer es expuesta por culpa de un marido irresponsable. Para Abigail, dice en el versículo 25 que se arrojó sobre los pies de David y asumió toda la culpa de Nabal. Gracias al Señor, Abigail pudo hallar gracia delante de los ojos de David, y él le concedió su petición (v.35).

Me llama mucho la atención de la manera en que Abigail se expresa de su marido Nabal. Lo que ella le dijo a David en referencia a Nabal me dice a mí que Abigail estaba fastidiada del marido que tenía. Nuevamente vuelvo a repetir, son tantas las mujeres que en estos tiempos se encuentran en la misma situación que Abigail.

¨Y dijo David a Abigail: Bendito sea Jehová Dios de Israel, que te envió para que hoy me encontraras. Y bendito sea tu razonamiento, y bendita tu, que me has estorbado hoy de ir a derramar sangre, y a vengarme por mi propia mano¨ (1 Samuel 25:32-33)

Cuando Nabal se rehusó escuchar a la mujer que Dios le dio como pareja, David consideró sumamente buen el razonamiento de Abigail. Nabal no le prestaba atención a la sabiduría de su esposa, pero a David le agradó el consejo sabio de esta mujer. ¡Mucho cuidado varones! Si usted no le presta atención  a su mujer, siempre habrá alguien dispuesto a escuchar lo que ella tenga que decir. Dios uso en una manera muy especial a Abigail. Ella fue el conducto por el cual Dios intercepto a David y le hizo entrar en razón para aplacar su ira. El necio de Nabal no la escuchó, pero David si le hiso caso. Si no fuera porque Abigail decidió tomar cartas en el asunto, aun David, pese a toda su espiritualidad, hubiera cometido un gran error.
La idea es muy clara. Necesitamos prestar atención a la mujer que Dios ha puesto en nuestras vidas. La mujer posee un sentido especial para meditar y pensar bien las cosas. No se precipita a tomar decisiones irreflexivas. La mujer piensa y analiza bien las cosas antes de hacerlas. Por el contrario, nosotros los hombres somos muy impulsivos. Esta características nos ha metido en muchos problemas en el pasado, y seguirá ocurriendo, hasta que empecemos a tomar tiempo para pensar bien las cosas, tomemos en cuenta el consejo de Dios y el de nuestra compañera, antes de entrar en cualquier compromiso.

¨Pero por la mañana, cuando ya Nabal se le había pasado los efectos del vino, le refirió su mujer estas cosas; y desmayó su corazón en él, y se quedó como una piedra. Y diez días después, Jehová hirió a Nabal, y murió¨ (1 Samuel 25:37-38)

No se dice la causa por la cual Nabal enfermó, pero a mí me gusta pensar que el motivo fue por el berrinche que hiso. Nabal era un hombre orgulloso y tonto. El temor no tenía ningún efecto en él. Pero si creo en mi corazón que al darse cuenta Nabal que su esposa había ido a llevarle comida a David y a sus hombres sin tomarlo en cuenta a él, lo llenó de coraje y de rabia. Siendo un necio como él lo era, su primera reacción a de haber sido una de enojo. Por lo cual me lleva a pensar todo esto que le dio un ataque del corazón o algo muy similar.
Sin lugar a dudas, sabemos con certidumbre que todo esto le desagradó en gran manera a Dios. El Señor no está de acuerdo con la actitud de Nabal, por lo tanto, Nabal perdió a vida. Tomemos consejo de todo esto porque es imperante saber que Dios es vengador de todo mal que nosotros los hombres hagamos en contra de nuestras mujeres. Nabal fácilmente pudo haber reganado e insultado a Abigail. Mas, sin embargo, Dios estaba consiente de todo lo que estaba pasando. Cuidado amigo con la manera en que usted trata a su esposa.

¨Luego que David oyó que Nabal había muerto, dijo: Bendito sea Jehová, que juzgó la causa de mi afrenta recibida de mano de Nabal, y ha preservado del mal a su siervo; y Jehová ha vuelto la maldad de Nabal sobre su propia cabeza. Después, envió David a hablar con Abigail, para tomarla por su mujer. Y los siervos de David vinieron a Abigail en Carmel, y hablaron con ella, diciendo: David nos ha enviado a ti, para tomarte por su mujer. Y ella se levantó e inclinó su rostro a tierra, diciendo: He aquí tu sierva, que será una sierva para lavar los pies de los siervos de mi señor. Y levantándose luego Abigail con cinco doncellas que le servían, montó en un asno y siguió a los mensajeros de David, y fue su mujer. (1 Samuel 25:39-42)

David estaba sumamente agradecido con Dios por haberlo librado de cometer un acto desagradable delante de El. David sabía que Dios había juzgado su justa causa y por lo tanto él estaba lleno de gratitud. Pero ahora la mujer sabia que lo detuvo de cometer una locura estaba libre de casarse con otro hombre. David admiraba la sabiduría de Abigail, y ahora había enviudado. David no iba a desperdiciar esta gran oportunidad de tomar a esta prudente mujer por esposa si ella así lo deseaba.

Nos queda muy claro el texto bíblico que Abigail acepto en ser su esposa. Sin embargo, me gusta mucho la manera en que la Biblia de Las Américas lo declara: ¨Abigail se levantó apresuradamente¨. Esto me dice a mí que Abigail anhelaba tener un hombre sabio, prudente y sobre todo, que escuchara los consejos que ella tenía para compartir con él. Abigail deseaba que su compañero pasara tiempo con ella escuchando su sabio razonamiento. Ella añoraba tener una buena comunicación con su marido, algo que las mujeres de hoy en día anhelan.
La historia se sigue repitiendo. Las Abigailes de estos días siguen deseando que sus Nabales se conviertan en Davises. Anhelan el día en que la necedad de sus maridos sea cambiada por misericordia y prudencia. Dios también tiene una Abigail para cada uno de sus hijos. No obstante, primero quiere cambiar el corazón de Nabal a David, de insensato a prudente, de necio a misericordioso. Recuerda mi estimado amigo, Dios quiere darnos lo mejor si tan solo le obedecemos y aceptamos los cambios que El esta haciendo en nuestras vidas. Sin duda alguna, Dios tiene una Abigail para ti también. Deja que Dios cambie tu corazón de Nabal y coloque uno como el de David en ti.

Para las Abigailes, no desesperen a sus maridos. A su tiempo, Dios cambiará lo áspero y rígido de los corazones de sus esposos. Sean amables con ellos y no descortés. Al final, Dios la recompensará entregándole por esposo un hombre con el corazón de David.

Su hermano Joe Garza

No hay comentarios.: